Este es el milagro que permitió la beatificación de Paulina Jaricot, fundadora del Domund

Este es el milagro que permitió la beatificación de Paulina Jaricot, fundadora del Domund

La curación milagrosa de Mayline, una niña de tres años, fue clave para la beatificación de Pauline Jaricot, fundadora de la Obra de Propagación de la Fe, germen del Domund y precursora de las Obras Misionales Pontificias.

Pauline Jaricot fue beatificada el domingo 22 de mayo en Lyon (Francia), 59 años después de que San Juan XXIII la proclamara venerable.

Cuando Mayline tenía 3 años y medio, se atragantó cenando con una salchicha. Llegó al hospital de Lyon en  estado vegetativo con muerte cerebral. 

Su colegio se puso a rezar una novena a la venerable Pauline Jaricot, que en esa misma ciudad había fundado la Obra de la Propagación de la Fe, y la niña sanó inexplicablemente.

El padre de la niña, Emmanuele Tran, explicó a Obras Misionales Pontificias (OMP), que tanto él como su esposa, no conocían a la beata pero quedaron sorprendidos por la curación milagrosa.

“Nos dimos cuenta en el momento que se produjo el cambio. Lo vimos. Decíamos que teníamos la impresión de haber apretado un interruptor de encendido y apagado, ¡nos decíamos que era un milagro!”, expresó.

Según han explicado Emmanuel y Natalie, los padres de la niña, a OMP Francia, cuando sucedió el accidente el 29 de mayo de 2012, Mayline llegó al hospital en estado de muerte cerebral, con varias paradas respiratorias y embolia.

Allí no les dieron ninguna esperanza de recuperación. A los médicos les parecía que el tratamiento era desproporcionado, y por ello en varias ocasiones les ofrecieron cesar la alimentación de la pequeña Mayline, pero los padres se negaron.

La noticia dejó en shock a todo el colegio La Cours Diot de Lyon, al que asistía la pequeña. La directora junto con los padres de los alumnos, tuvieron una idea: visto que era el año jubilar de Pauline Jaricot, ¿por qué no rezar una novena para pedir la curación milagrosa de Mayline? 

Así hicieron, y el último día, que era fiesta en el colegio, celebraron una Eucaristía con los padres. De acuerdo con el Arzobispado de Lyon, rezaron una segunda novena, a la que se unieron los grupos del Rosario Viviente (fundados precisamente por Pauline Jaricot), y personas de diversas partes del mundo.

El 2 de julio de 2012, coincidiendo con su traslado al hospital de Niza, se certificó la primera mejoría en la salud de Mayline. Meses después, la niña fue recobrando poco a poco la actividad cerebral, pudo volver a caminar y retomar sus estudios.

El doctor escribió en el informe con letras mayúsculas: “Recuperación extraordinaria”. Después del examen en el hospital Gemelli de Roma, el colegio de los médicos expertos se pronunció, en noviembre de 2019, sobre el carácter inexplicable de la curación de Mayline Tran.

La ceremonia de beatificación fue presidida por el Cardenal Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. 

El purpurado se desplazará esta misma semana a Madrid (España) para pronunciar la conferencia inaugural de la Asamblea Nacional de Obras Misionales Pontificias, el martes 24 de mayo.

Esa misma tarde, a las 19:30 horas, tendrá lugar en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la celebración de una Misa de Acción de Gracias por la beatificación de Pauline Jaricot.

“Pauline Jaricot es especialmente importante para el siglo XXI porque fue una mujer laica”, explicó el P. Tadeusz Nowak, secretario General de la Obra de la Propagación de la Fe, en declaraciones a Obras Misionales Pontificias de España.

“Puede ser un impulso para el vigor y el espíritu misionero. Va a ser presentada como un ejemplo de santidad para toda la Iglesia universal y por lo tanto, se convierte en un modelo. Y como modelo puede ser una gran ayuda especialmente para los laicos a lo largo del mundo, para que se impliquen en la misión, y promover la misión de la Iglesia”, subrayó el P. Nowak.

El Secretario General de la Obra de la Propagación de la Fe afirmó que la beata “se convierte ahora en una importante intercesora en el cielo, para el trabajo de todos aquellos que colaboramos por el bien de la Iglesia, y por el bien de la misión”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *