El 2022 es un año especial para las OMP por muchos motivos, tanto a nivel mundial como nacional.

El 2022 es un año especial para las OMP por muchos motivos, tanto a nivel mundial como nacional.

Hablamos de año jubilar porque realmente viviremos una celebración, un acontecimiento especial particularmente para la Propagación de la Fe.

En primer lugar, el 3 de mayo de 2022 se cumplirá el 200 aniversario de la fundación ola Propagación de la Fe, poniéndose la misma al servicio de la misión y el anuncio del Evangelio.

Otro acontecimiento en esta fecha, y que confirma el interés por el espíritu misionero y el servicio a la Iglesia universal, es el centenario del Motu Proprio Romanorum Pontificum del Papa Pío XI, con el cual el Santo Padre declara «Pontificia» la Obra de la Propagación de la Fe como así también adquieren el título de Pontificias la actual Obra Pontificia de la Infancia Misionera y la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol siendo así las OMP, el instrumento del Papa para ayudar a fomentar el compromiso de todos los bautizados a anunciar la Buena Nueva y la conformación de las Iglesias jóvenes en territorios de misión.

Todos estos aniversarios son un gran motivo de celebración, de alegría y alabanza al Señor que nos invitan e impulsan a seguir fomentando y dando a conocer en cada una de nuestras comunidades, diócesis, parroquias, colegios, familias, que son las OMP y el rol protagónico que tiene en la animación misionera y la evangelización del mundo. Desde cada uno de sus servicios “…debemos sentirnos al servicio de la Iglesia local, aunque nuestra mirada sea universal. Porque sólo si somos percibidos por la Iglesia local como parte de ella y a su servicio, la Iglesia local aceptará el carisma que llevamos” (Giampietro Dal Toso, 2022)

A muchos nos ha pasado de no conocer profundamente a la Propagación de la Fe pese a que nuestra tarea pastoral la desarrollamos en alguno de los servicios que la conforman (Grupos Misioneros, Familias Misioneras, Unión de Enfermos y Ancianos Misioneros, Ad Gentes)

Cada Obra concreta el compromiso común de promover el espíritu misionero en el seno del Pueblo de Dios según el estilo propio a cada una: La Obra misional pontificia de la Propagación de la Fe tiene como finalidad formar una conciencia católica en los fieles, capaz de conjugar una plena docilidad al Espíritu con el afán apostólico abierto a todo el mundo. Coopera también a la preparación de específicos animadores misioneros que trabajen en las Iglesias particulares, en orden a una adecuada participación de éstas en la misión universal. Prestará una atención particular a la formación misionera de los jóvenes así como a la dimensión misionera de la familia. Entre sus frutos más valiosos se encuentra la creación de la Jornada Mundial de las Misiones. (Estatuto OMP Art.13)…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *