Señor de los Milagros no saldrá en procesión pero recibirá visitas

Señor de los Milagros no saldrá en procesión pero recibirá visitas

El Arzobispo de Lima (Perú), Mons. Carlos Castillo, anunció que la imagen del Señor de los Milagros no saldrá en procesión por segundo año consecutivo a causa de la pandemia del COVID-19, pero precisó que en octubre los fieles sí podrán acercarse a la Iglesia de las Nazarenas para venerarlo.

Así lo indicó el Prelado en conferencia de prensa este martes 28 de septiembre en la Iglesia de las Nazarenas en el centro de Lima.

El P. Alfredo Amesti, capellán de las madres carmelitas descalzas, explicó que los fieles podrán acudir al templo desde el 1 de octubre en el horario de 7:00 a.m. a 6:00 p.m.

El sacerdote precisó que allí los fieles podrán asistir a Misa presencial a las 7:00 a.m. y 9:00 a.m., al mediodía, así como a la 1:30 p.m., 4:00 p.m. y 5:30 p.m. Habrá además dos Misas virtuales a las 7:00 p.m. y 8:00 pm, que podrán seguirse a través del Facebook Nazarenas TV.

El presbítero explicó que desde el 10 de octubre los fieles podrán venerar presencialmente la imagen del Señor de los Milagros en el salón de andas, en el horario de 7:00 a.m. a 6:00 p.m.

El P. Amesti indicó que “todas las celebraciones serán momento para oración en la iglesia cumpliendo las estrictas medidas de bioseguridad como el uso de doble mascarilla, se tomará la temperatura y se rociará alcohol para cuidar nuestra salud”.

El aforo de la iglesia será de 100 personas como máximo.

El P. Humberto Giusti, director espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros, dijo que no habrá confesiones en la Iglesia de las Nazarenas considerando que la zona de los confesionarios será un lugar de tránsito. Corresponde entonces a los párrocos y sacerdotes de la Arquidiócesis administrar este sacramento a los fieles.

Mons. Carlos Castillo explicó que las celebraciones de octubre tendrán como lema “Con el Señor de los Milagros salgamos en misión” y que cada semana tendrá a su vez un lema propio, tomados de la letra del himno al Señor de los Milagros.

La primera semana tendrá como lema “A ti venimos con devoción”, en la segunda el lema será “Tu amor divino nos ilumina”, en la tercera “Hagamos grande nuestro Perú”, y en la cuarta “Unidos todos como una fuerza”.

Mons. Castillo dijo además que se propondrá embanderar la ciudad con morado en honor al Señor de los Milagros.

“La fe hace que cada año en Semana Santa y en octubre renovemos nuestro encuentro con quien es la vida que viene del amor que Dios nos ha comunicado desde que nos creó”, afirmó el Prelado.

Jorge Muñoz, alcalde de Lima, recordó que en octubre de 2019 “declaramos y reconocimos al Señor de los Milagros como Patrono jurado de la ciudad, en nuestra querida Lima” y explicó que las autoridades están listas para ayudar “en cuanto al orden, circulación y cuidado para que los fieles puedan estar debidamente protegidos ante la pandemia”.

Conocido también como el Cristo de Pachacamilla, Cristo Morado, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores, el Señor de los Milagros es una imagen de Jesús pintada en una pared de adobe ubicada en el Altar Mayor del Santuario de las Nazarenas en Lima.

La historia cuenta que a mediados del siglo XVII los negros traídos de Angola formaron la cofradía de Pachacamilla y levantaron una edificación. En una de sus paredes un miembro de la cofradía pintó la imagen de Cristo en la cruz.

El 13 de noviembre de 1655 un fuerte terremoto destruyó Lima y Callao, y dejó miles de muertos. Todas las paredes de la cofradía de los angoleños se cayeron, excepto el muro de adobe con la imagen del Cristo, lo que fue considerado un milagro.

Desde entonces el lugar se convirtió en un destino de peregrinación. Sin embargo poco a poco el culto dio paso a otro tipo de manifestaciones profanas, lo que originó que las autoridades ordenaran borrar el Cristo y clausurar el espacio.

En septiembre de 1671, hace 350 años, se intentó borrar la imagen pero ninguna de las tres personas encargadas pudo hacerlo al estar frente a ella. Finalmente y ante la insistencia de los fieles, se decidió autorizar el culto.

Por orden del virrey Pedro Antonio Fernández de Castro, Conde de Lemos, se construyó una ermita y allí se celebró la primera Misa el 14 de septiembre de 1671. A ella asistieron las autoridades eclesiásticas y civiles.

Hasta antes de la pandemia, la devoción del Señor de los Milagros congregaba a millones de personas todos los años en Lima en las procesiones en octubre, y su culto es un distintivo usual en los peruanos que viven fuera del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *