El Papa abraza a un grupo de familias que huyeron de Kabul

El Papa abraza a un grupo de familias que huyeron de Kabul

El Papa abraza a un grupo de familias que huyeron de Kabul Antes de la audiencia general de hoy, el Papa Francisco se reunió con una quincena de personas, entre ellas siete niños, que le contaron la angustia que sintieron tras el regreso de los talibanes a Afganistán, antes del audaz desembarco en Italia: «Estuvimos encerrados en el sótano durante cuatro días y cuatro noches por miedo a ser detenidos».

Giampaolo Mattei – L’Osservatore Romano

El anillo y la túnica. Así se presentó Pary Gul ante Francisco esta mañana, entregándole su anillo -en recuerdo de su marido «tragado» por el terror talibán- y la túnica «que relata una vida de sufrimiento». Ante la audiencia general en el Aula Pablo VI, el Papa aceptó el regalo del anillo con una condición: que Pary Gul lo conservara como prenda de amistad y signo de esperanza. Y la mujer mostró su esperanza en los ojos de sus tres hijas -Adila, Robina y Setara- y de su hijo Nasim. Tienen entre 25 y 14 años. Fueron las niñas -con los SOS lanzados a través de los teléfonos inteligentes- las que hicieron posible su huida escalonada de Kabul. Finalmente llegaron a sus nuevos hogares en la zona de Bérgamo, donde podrán reiniciar sus vidas. Gracias a una red de solidaridad -coordinada por el escritor Alì Ehsani, que huyó de Kabul hace años escondiéndose bajo un camión y viendo morir a su hermano por el camino- y a la fundación Meet Human.

Tres familias cristianas lograron escapar: 14 personas, 8 mujeres y 6 hombres. Siete son menores (y todos con un dibujo hecho especialmente para el Papa). El más pequeño, Eliyas, sólo tiene un año y fue trasladado de urgencia al hospital a su llegada a Italia para tratar una grave infección. Ahora está bien.

La historia que las tres familias presentaron al Papa es impresionante por su crudeza. Y tiene implicaciones de dolor. El hecho de ser cristianos provocó una denuncia contra ellos en cuanto los talibanes entraron en Kabul. «Mi marido fue despedido y luego detenido, y desde entonces no sabemos nada de él», dice Pary Gul, de 57 años, cuyo apellido es Hasan Zada. «Permanecimos en el sótano encerrados durante cuatro días y cuatro noches por miedo a ser detenidos, probablemente alguien nos denunció por ser cristianos», confiesan.

Gholam Abbas y su esposa Fátima -ambos de 32 años- también consiguieron salir de Kabul con sus hijos Safa Marwah (9 años) y Muhammad Yousouf (4 años). Zamin Ali (35) y Seema Gul (34) también estaban con ellos, junto con sus hijos Maryam (11), Ali Reza (8) y el pequeño Eliyas.

Hermanos afganos es el lema de la campaña humanitaria que la fundación Meet Human ha decidido llevar a cabo en Afganistán con la colaboración de instituciones civiles y militares italianas. Una hermandad que se plasma inmediatamente en el apoyo concreto prestado a las tres familias para establecer relaciones, encontrar trabajo y obtener una educación. En resumen, para volver a la vida. Guardando «el anillo del Papa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *