Iglesia en el Perú invita a vivir en comunión la 58° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Iglesia en el Perú invita a vivir en comunión la 58° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Oremos por las vocaciones sacerdotales y religiosas. El Obispo de Lurín y Presidente de la Comisión Episcopal para el Clero, Seminarios y Vocaciones del Episcopado Peruano, Mons. Carlos García Camader, hizo una extensa invitación a toda la feligresía peruana para vivir en comunión el próximo 25 de abril, cuarto Domingo de Pascua, la “58° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones”.

Bajo el lema “San José: el sueño de la vocación”, el Papa Francisco nos pide este año que contemplemos la figura de San José, patrono de las vocaciones, reflexionando sobre su ejemplo de confianza y abandono a la voluntad divina, como modelo para todos los que vienen siendo llamados por Dios a entregar su vida y decir sí para siempre al Señor.

Si bien este 2021 no será posible celebrar algunas actividades en las parroquias del país por el Estado de Emergencia Nacional decretado para frenar la propagación del coronavirus, se invita a todos a rezar desde sus hogares por nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Sobre todo, dando gracias a Dios por las vocaciones cristianas y por aquellas que suscrita, especialmente, entre los jóvenes para la vida sacerdotal y religiosa.

En su mensaje para la jornada mundial, el Santo Padre recomendó poner atención sobre tres palabras que definen la vida de San José: sueño, servicio y fidelidad. Cada una de éstas trazan el camino de toda vocación cristiana, y especialmente de quien es llamado a seguir a Cristo venciendo los temores y la incertidumbre que le son propios.

Finalmente, la Comisión Episcopal para el Clero, Seminarios y Vocaciones los invita a vivir esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones con la esperanza puesta en el Señor, que sigue llamando a hombres y mujeres, a quienes hace capaces de vivir con el entusiasmo de perseguir un sueño, de servir con alegría a los demás renunciando a sí mismos, y de ser fieles a su llamado en la vida ordinaria de cada día. CEP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *