“BIENVENIDOS A LA PAGINA OFICIAL DE LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS - PERU”
  MENU PRINCIPAL
¿Quiénes Somos?
Las Cuatros Obras
Historia de las OMP Perú
Mensaje del Director OMP
Material formativo
Apoya a las misiones
DOMUND 2018
CURSO VIRTUAL




 

 


¨


50 Años de la Sociedad Misionera de San Pablo en el Perú

Así fue como vio realizado su sueño cuando el 30 de junio de 1910 recibió los dos primeros jóvenes que querían compartir su sueño. Uno de ellos fue el Hno. José Caruana que después de ser formado como catequista consagrado, el 21 de junio de 1927 salió de Malta hacia Etiopía, África para nunca regresar a su tierra, llevando 48 años de evangelización fecunda en este país.

Fundada en Malta, el 30 de Junio de 1910, la Sociedad Misionero de San Pablo fue el sueño misionero de un sacerdote que movido por el Espíritu, supo reconocer, en las palabras del Papa Benedicto en su vista a Malta en abril del 2010 “dar testimonio y anunciar el Evangelio de Cristo que anunció el Após - tol de las Gentes, especialmente ante los desafíos actuales como las amenazas a la vida y la familia”.

El P. José DePiro, fundador de la sociedad Misionera de S. Pablo, repetía a menudo a los seminaristas. “Compartir con los demás lo que San Pablo nos legó”. Entendió que la más grande injusticia es recibir un tesoro tan grande, como es el don de la fe y no saber ser agradecido en compartirlo con los demás. Por eso él se inspiró en el ardor misionero de San Pablo.

DePiro, como el Papa Francisco soñó con una opción misionera para la iglesia que trasformará todo. Exhortó en modo particular a los jóvenes a aceptar el desafío de a evangelización, destacando los frutos de la presencia de S. Pablo en Malta. Esto es lo que pidió diariamente al Señor: más vocaciones misioneras.

Este es el carisma de la Sociedad Misionera de San Pablo: la misión ad gentes, es decir primera evan - gelización. Anunciar el evangelio allí done aun no es conocido. Esto significa llegar a los lugares y ambientes más difíciles donde otros no llegan.

Así fue como vio realizado su sueño cuando el 30 de junio de 1910 recibió los dos primeros jóvenes que querían compartir su sueño. Uno de ellos fue el Hno. José Caruana que después de ser formado como catequista consagrado, el 21 de junio de 1927 salió de Malta hacia Etiopía, África para nunca regresar a su tierra, llevando 48 años de evangelización fecunda en este país. Por eso el espíritu y el celo Paulino aún está vivo hoy en los misioneros de S. Pablo que evangelizan en varios países del mundo. Iniciando en África la Sociedad Misionera de S. Pablo se extendió hacia Australia, EE.UU., Canadá, Perú, Pakistán, Italia y Filipinas.

La Sociedad Misionera de San Pa - blo inicia su misión en el Perú por una invitación que hizo al superior general Mons. Redentor Gauci O.C. el primero obispo de nacionalidad maltesa en la Prelatura de Chuquibamba. La misión inicia con la posesión de la parroquia de San Pedro Apóstol en Aplao capital de la Provincia de Castilla, el 9 de Agosto de 1968. Los primeros tres misioneros audaces que inician esta misión con dificultades lingüísticas y culturales aún viven y narran con ilusión las primeras experiencias y los sufrimientos que tenía que enfrentar en aquel tiempo.

Cada inicio es difícil. Poco a poco la gente comenzó a conocer mejor y acostumbrarse a los misioneros malteses. Pronto se dieron cuenta que los misioneros malteses anuncian un evangelio encarnado. Inicia el apoyo especialmente a los más pobres y necesitados y se crea una comunidad de fe donde todos vivían una alegría única.

Así se extendió la misión. Al interior de la provincia de Castilla esta la provincia de Condesuyos con su capital Chuquibamba. Fue allí que desde el 1984 la Sociedad Misionera de San Pablo asume la parroquia de Santa Ana de Chuquibamba, una parroquia con una extensión de unos 8,400km2. Fue realmente un desafío misionero de llevar la Buena Nueva a con 28 anexos de comunidades olvidados desde 4700 msnm hasta lugares de 200 msnm con valles interandinos.

Cuando los jóvenes vieron el estilo de vida misionera y el entusiasmo evangelizador de los misioneros deseaban ellos también vivir este estilo de vida. Se sintió la necesidad de iniciar una casa de formación en Lima. Así inicia la formación de los nuevos misioneros Peruanos para abrazar el ideal del P. José DePiro. Con el tiempo se tomó posesión de diversas parroquias en la periferia de la ciudad de Arequipa especialmente los pueblos jóvenes del distrito de Cayma. Con los misioneros Peruanos de la congregación, se inició una misión nueva en Cuba en febrero de 2017. Dios sigue acompañando y bendiciendo la congregación con más vocaciones y más oportunidades de acción misionera.

El Papa Benedicto XVI cuando estuvo visitando la isla de Malta exhortó a los jóvenes a acoger este amor a Cristo y espíritu evangelizador de San Pablo: “De modo particular, anima a los padres, profesores y catequistas a hablar a los demás y en especial a los jóvenes, que son el futuro de Malta, de su encuentro vivo y personal con Jesús resucitado. La fe se fortalece dándola. (Redemptoris Missio, 2). Sabed que la manifestación de su fe favorece el encuentro con Dios, que en su omnipotencia toca el corazón del hombre”.

El sueño del p. José DePiro sigue vigente hoy presente en los misioneros de San Pablo que con celo llevan el evangelio a los lugares más pobres.

_____________________________________________________________________________________________________________

 

 

 

 

 

 

  OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS -PERÚ © | 2018
Av. Mariscal Miller 1524 - Lince
Teléfono (01)472.0308 - (01)472.495
misiones@omp-peru.org