“BIENVENIDOS A LA PAGINA OFICIAL DE LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS - PERU”
  MENU PRINCIPAL
¿Quiénes Somos?
Las Cuatros Obras
Historia de las OMP Perú
Mensaje del Director OMP
Material formativo
Apoya a las misiones
DOMUND 2018
   



 

 

 


¨


Papa: se necesita ‘una conversión misionera’ de toda la Iglesia

Junto a los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos

La renovación de las Pontificias obras misioneras en la prospectiva del Mes misionero extraordinario de octubre de 2019. No se trata simplemente de volver a pensar los motivos para hacer mejor lo que ya se hace, sino de que la conversión misionera de las estructuras de la Iglesia necesita “santidad personal y creatividad espiritual”. “Por lo tanto no sólo renovar lo viejo, sino permitir que el Espíritu Santo cree lo nuevo”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Se necesita de “una conversión misionera” de toda la Iglesia, para “recalificarse partiendo de la misión de Jesús” y realizar una renovación auténtica, creativa y eficaz de la Pontificias obras misioneras (POM), siguiendo al Espíritu. La renovación de las POM en la perspectiva del Mes misionero extraordinario de octubre de 2019 fue el centro del encuentro que el Papa Francisco tuvo hoy con los directores nacionales de las POM.

"Siempre-observó Francisco- se deben renovar las cosas: renovar el corazón, renovar las obras, renovar las organizaciones, porque de otro modo nos convertiremos en un museo-agregó- mi preocupación es por el peligro que vuestro obrar se reduzca a la mera dimensión monetaria de la ayuda material-esta es una verdadera preocupación-transformándose en una agencia como tantas, aunque fuese cristianamente inspirada”

Al origen de las POM, recordó, estuvo “la necesidad de recalificar evangélicamente la misión de la Iglesia en el mundo. Este objetivo común puede y debe ayudar a las Pontificias Obras Misioneras pare vivir de espíritu, de colaboración recíproca y de mutuo apoyo”..

“Si la renovación será auténtica, creativa y eficaz, la reforma de vuestras Obras consistirá en una verdadera refundación, una recalificación según las exigencias del Evangelio”, les aseguró el Pontífice. Y esto porque “no se trata simplemente de volver a pensar los motivos para hacer mejor” lo que ya se hace, sino que “la conversión misionera de las estructuras de la Iglesia (Cfr, Exhort. ap. Evangelii gaudium, 27) necesita “santidad personal y creatividad espiritual”. Es decir, no necesita sólo “renovar lo viejo, sino permitir que el Espíritu Santo cree lo nuevo, haga nuevas todas las cosas”. “Sean audaces y valientes en la misión, colaborando con el Espíritu Santo siempre en comunión con la Iglesia de Cristo”, les alentó, señalándoles, asimismo, que el Espíritu Santo "es el jefe de las Obras Misionales Pontificias", y explicándoles que "audacia" significa ir con valentía, con el fervor "de los primeros que anunciaron el Evangelio". (Cfr, Sal 104,30; Mt 9,17; 2 Pt 3,13; Hech 21,5).

Él es el protagonista de la misión: es Él el ‘jefe de la oficina’ de las Obras Misionera Pontificias. Es Él, no nosotros. No tengan miedo de las novedades que vienen del Señor Crucificado: estas novedades son bellas. Tengan miedo de las otras novedades: ¡Estas no van! Aquellas que no vengan de allá. Deben ser audaces y valientes en la misión, colaborando con el Espíritu Santo siempre en comunión con la Iglesia de Cristo (Cfr, Exhortación Apostólica “Gaudete et exultate”, p. 131). Y esta audacia significa ir con coraje, con el fervor de los primeros que anunciaron el Evangelio. "Que vuestro libro habitual de oración y meditación, sean los Hechos de los Apóstoles". Vayan allí a encontrar inspiración. Y el protagonista de aquel libro es el Espíritu Santo”.

La preparación al Mes misionero extraordinario, continuó el Papa significa “simplemente una conversión misionera”. “Bautizados y enviados, la Iglesia de Cristo en misión en el Mundo”. Este es el tema que hemos elegido para el Mes Misionero de octubre de 2019. Esto subraya que el envío para la misión es una llamada ínsita en el bautismo y es de todos los bautizados. Así la misión es envío para la salvación que obra la conversión del enviado y del destinatario: nuestra vida es, en Cristo, ¡una misión! Nosotros mismos somos misión porque somos amor de Dios comunicado, somos santidad de Dios creada a su imagen. La misión es por lo tanto santificación nuestra y del mundo entero, desde la creación (Cfr, Ef 1,3-6). La dimensión misionera de nuestro Bautismo se traduce así en testimonio de santidad que dona vida y belleza al mundo”.

“Renovar las Pontificias Obras Misioneras significa por los tanto amarlas, con un compromiso serio y valiente, la santidad de cada uno y de la Iglesia como familia y comunidad. Les pido renovar con creatividad la naturaleza y la acción de las POM, poniéndolas al servicio de la misión, para que al corazón de nuestras preocupaciones esté la santidad de la vida de los discípulos misioneros. De hecho, para poder colaborar en la salvación del mundo, es necesario amarlo (Cfr, Jn 3,16) y estar dispuestos a dar la vida sirviendo a Cristo, único Salvador del mundo. Nosotros no tenemos un producto para vender-sino una vida que comunicar: Dios, su vida divina, su amor misericordioso, ¡su santidad! Y es el Espíritu Santo que nos envía, nos acompaña nos inspira: es Él el autor de la misión. Es él que lleva adelante a la Iglesia, no nosotros. Ni siquiera la institución POM. Dejo a Él-podremos preguntarnos-¿dejo a Él ser el protagonista? ¿O quiero domesticarlo, enjaularlo, en las tantas estruicturas mundanas que, al final, nos llevan a concebir a las POM como una empresa, una cosa nuestra, pero con la bendición de Dios? No, esto no es así. Debemos hacernos esta pregunta: ¿Dejo que sea Él o lo enjaulo? Él el Espíritu Santo, hace todo; nosotros no somos otra cosa que sus siervos”.

“Como ya saben muy bien, durante todo octubre de 2019, Mes Misionero Extraordinario, celebraremos el Sínodo por Amazonia. Recibiendo las preocupaciones de muchos fieles, laicos y pastores, quise que nos encontremos para rezar y reflexionar sobre los desafíos de la evangelización de estas tierras de América Meridional en el cual viven importantes Iglesias particulares. Me apremia que esta coincidencia nos ayude a tener fija nuestra mirada en Jesucristo en el afrontar los problemas, desafíos, riquezas y pobrezas”, pidió, e invitó a rezar para que el Sínodo para la Amazonía pueda "recalificar evangélicamente la misión también en esa región del mundo tan probada, injustamente explotada y necesitada de la salvación de Jesucristo”; nos ayude a renovar el compromiso de servicio al Evangelio para la salvación de los hombres y mujeres que viven en aquellas tierras”.

PAPA FRANCISCO

 

 

 

 

 

 

  OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS -PERÚ © | 2018
Av. Mariscal Miller 1524 - Lince
Teléfono (01)472.0308 - (01)472.495
misiones@omp-peru.org